Cuando escuchamos dependencia, generalmente pensamos en
adicciones a las drogas o al alcohol, sin embargo la dependencia puede ser también con respecto a otro ser humano y no por ello deja de ser una dependencia fuerte y difícil de manejar la mayoría de las veces.

A menudo nos encontramos atados o sujetos a alguien más a la hora de tomar decisiones propias, por lo que no nos sentimos libres para actuar como quisiéramos. Las personas a las que nos sentimos atadas pueden estar vivas o muertas, pero siempre están presentes en nuestro pensamiento. No nos sentimos libres de actuar ni de pensar por nosotros mismos. No somos capaces de tomar las riendas de nuestra vida y salir adelante solos. Hemos llegado a perder de vista la idea de que sólo nosotros somos responsables de nuestra vida y de que nadie más puede vivirla por nosotros.

Estas dependencias pueden ser amistosas, amorosas, profesionales, afectivas, familiares, entre otras. Para llegar a ser uno mismo y vivir relaciones sanas, es necesario depender de uno mismo y no de los demás, hacernos conscientes de que tenemos las capacidades necesarias para decidir nuestra vida.

Es posible que se sientan devastados por la separación y la pérdida de alguien y pueden hacer lo que sea, incluso sufrir maltrato, con tal de conservar una relación.

Los síntomas de una personalidad dependiente pueden abarcar:

  • Evitar estar solo
  • Evitar la responsabilidad personal
  • Resultar fácilmente lastimado por la crítica o la desaprobación
  • Enfocarse demasiado en los miedos de ser abandonado
  • Volverse muy pasivo en las relaciones interpersonales
  • Sentirse muy perturbado o impotente cuando las relaciones terminan
  • Tener dificultad para toma decisiones sin el apoyo de otros
  • Tener problemas para expresar desacuerdos con otros

Aquí encontrarás las técnicas para mejorar tus relaciones y basarte más en ti mismo, El objetivo del tratamiento psicológico se basará en recuperar la individualidad de la persona con diversas técnicas tales como programación lingüística e hipnosis.

Claro que el principio parecerá difícil pero cuando el paciente va avanzando en el tratamiento es posible que se dé cuenta de que su vida pueda tener valores y recursos agradables. 

En el proceso terapéutico se irán  rompiendo los lazos que nos atan a los demás y empezar a sentirnos libres y seguros de nosotros mismos, dándose cuenta que el único que puede marcar su camino es uno mismo, cambiando internamente con el uso de símbolos de manera que la mente comprenda que la dependencia no es necesario.

Espero que esta información sirva para aquellos que sufren de dependencia estamos a sus órdenes. 

  

Anuncios